PIEZA: TAPIZ

YENNY RIVERA RIVEROS


Descripción: Formato rectangular, biaxial, rectángulo central en color habano, en la parte central superior e inferior, tiene un florero de color azul y rojo con claveles y hojas. En el centro del tapiz tiene una inscripción en rojo que dice: “ENSEÑANZA”; en los ángulos superiores de la inscripción tiene un pavo real y en uno de los ángulos inferiores un pájaro. El rectángulo central va enmarcado por una cenefa roja en diseño vegetal en varios colores. En el borde del tapiz esta conformado por una cinta de franjas en diagonal en color azul, rojo, amarillo y gris y otra cinta con cuadros en los mismos colores.


El tapiz, visto como una labor femenina

Como todo en la humanidad la generalidad de los inventos y descubrimientos, surgieron como respuesta a una necesidad humana fundamental en el caso de los tapices, el abrigo. Las condiciones nómadas de las comunidades primitivas obligó a la confección de tejidos rudimentarios, fáciles de guardar y transportar de un lugar a otro, que sirvieron para una buena superficie de descanso y abrigo suficiente para soportar los duros inviernos. Cuando estas comunidades comenzaron a asentarse en lugares permanentes, fue cuando los tapices dejaron de ser indispensables, y se convirtieron en elementos de lujo con hermosos decorados.

Por lo general pensamos que en América este tipo de objetos llegaron con los españoles, sin embargo entre las actividades que los indígenas realizaban estaba la elaboración de tapices hechos por las mujeres oficio que de alguna manera esta condicionado por el genero ya que desde pequeñas se les obsequia a las niñas husos para hilar y a los niños herramientas para cazar; lo cual no dista mucho de lo que paso con la educación femenina en la colonia.

El colegio de la Enseñanza fue el fundador de las instituciones de educación femenina , no solo en Santafé sino en todo el virreinato de la Nueva Granada. Se edifico el colegio en el claustro de la Enseñanza con el objeto de enseñar a la niñas las cosas propias de su condición y estado femenil. En ese periodo solo algunas aprendían música o dibujo, de la mano de sus padres, mientras la mayoría de la población femenina destinaba sus actividades a la vida doméstica y / o al tejido.

En la ciudad de México con la instalación de las primeras monjas de la Enseñanza, que abrieron el colegio del Pilar, establecieron en sus constituciones que se enseñaran tres materias; la lectura, dedicada a Santa Ana; la escritura a Santa Catalina y la costura a Santa Maria Magdalena. Como parte esencial de la enseñanza, la costura se distribuía a su vez en varias especialidades: coser, remendar, trazar, cortar, bordar en blanco, sedas y manteles, tejer punto ,de aguja y en fin todas las obras propias del sexo.

Dentro de la educación conventual, como parte esencial de su formación aprendían labores del hogar como cocina, costura, trabajos manuales entre ellos tapices y confección de flores artificiales, que se convertían en recurso practico para aumentar los ingreso de la comunidad mediante su venta al exterior.
El Tapiz, como elemento de lujo
Fueron justamente los grandes pueblos de Asia quienes reivindicaron y llevaron a su esplendor el virtuosismo en los decorados particulares de cada tapiz. Desde allí se difundieron primero a Europa y luego al resto del mundo. El tapiz siguió de este modo el crecimiento de otras artes como la pintura y la escultura, alcanzando picos de creatividad, colorido y riqueza de materiales en la Edad Media y el Renacimiento.
Introducidos por los árabes en España, pues la escasez de muebles típica de pueblos nómadas, se compensaba con tejidos ricamente decorados que podían colgarse, descolgarse, enrollarse y transportarse fácilmente. La producción y e luso tuvieron su esplendor en el sur de España dominada por los árabes y por consiguiente, debieron ser introducidos a América. Esto pudo ocurrir — aunque no se conozcan muchos documentos sobre ello — a partir de la producción casi comercial de tapices que se hizo en época de Felipe V, en el primer cuarto del siglo XVIII (BONET CORREA, op. cit., 383-388). Es improbable que se usaran en la casa popular.”

Imagen tomada de: http://www.madridhistorico.com/imagenes/zoom_muy_grande/Salon_Tapices.jpg

La Real Fábrica de Tapices

“Felipe V, el primero de los Borbones, se había criado entre el lujo y la opulencia de la Corte francesa de su abuelo Luis XIV. La fundación de la Real Fábrica de Tapices en Madrid, en 1720, fue en parte un intento de emular su pasado versallesco, pero también, y sobre todo, un intento de crear las bases para una industria nacional que hiciera innecesaria la importación de tejidos flamencos, en especial tras las paces de Utrecht y Radstat, que habían dificultado profundamente las relaciones entre ambos Estados.
La idea, en un principio, era crear una manufactura de tapices protegida por la Corona, para lo cual el rey mandó llamar a una familia de tejedores de Amberes, los Vandergoten. Pronto la familia se amplió y se fundó una nueva fábrica. En 1744 ambas fábricas acabaron por unirse y el rey se comprometió a hacerse cargo de todos los gastos de mantenimiento. Con esta medida nació propiamente la Real Fábrica de Tapices, ya definitivamente financiada por la Hacienda Regia.”1

ESPAÑA, SIGLO XVIII "Alegoría de la Primavera".2
Lo que se teje alrededor de una historia

Velásquez. Las hilanderas o La fábula de Aracne. Lienzo. 167 x 252 cm; con los añadidos, 220 x 289 cm Madrid. Museo del Prado, 1173.

En primer plano vemos un taller con cinco mujeres (hilanderas) que preparan las lanas para la fabricación de tapices. Al fondo, detrás de ellas, y en una estancia que aparece más elevada, aparecen otras cinco mujeres ricamente vestidas, sobre un fondo de tapices (parece que contemplan una escena mitológica).
Esta última escena sería la que da título al cuadro "La Fábula de Aracne".

“Aracne era una de las mejores tejedoras de toda Grecia, sus bordados eran tan maravillosos que la gente comentaba que sus habilidades le habían sido concedidas por Atenea, diosa de la sabiduría y patrona de los artesanos. Pero Aracne tenía un gran defecto, era una muchacha muy vanidosa y decía, continuamente, que ella era la mejor tejedora
Un día, la orgullosa Aracne, no pudo aguantar más los comentarios de sus vecinos y llegó a compararse con Atenea. Se pasaba el día lanzando desafíos a la diosa e invitándola a participar en un concurso para ver cuál de las dos tejía mejor.

La diosa Atenea quiso darle una lección a Aracne y bajó desde el Olimpo a la Tierra para aceptar su reto. Comenzó el concurso, Aracne y Atenea estuvieron tejiendo durante todo un día. Las dos hacen unas cosas muy bellas y perfectas. En el centro del lienzo Atenea retrata a varios dioses, señalando su descomunal poder y en las cuatro esquinas del lienzo representa castigos impuestos por los dioses a ciertas personas. Aracne por su parte representa todos los engaños cometidos por los dioses para enamorar, engañar y raptar a las ninfas. Atenea trata de encontrar algún error sin éxito. Furiosa lo rompe y castiga a Aracne transformándola en araña para que siempre haga lo que se le da muy bien: tejer hilo.” (
Mitología Clásica).

Según Velásquez, el tejido de tapices al igual que la pintura es un arte liberal, no una artesanía como labor que solo realizan las mujeres. Bueno, otra visión de este oficio....

Bibliografía
Escovar, Alberto. Atlas Histórico de Bogotá. 1538 – 1910. Editorial Planeta y Corporación La Candelaria. Bogotá. 2004.
Gonzalbo Aizpuru, Pilar. Historia de la educación en la época colonial. La educación de los criollos y la vida urbana. Editorial. Colegio de México. 2005.


[1] co.kalipedia.com/historia-espanola/tema/real-fabrica-tapices.html?x=

[
2] Imagen tomada de: www.articuarius.com/.../lotes/594/768p.jpg